ARNESES PLASTICOS A CREMALLERA PARA CASCOS LIBUS

PROTECCIÓN CRANEANA

El casco de seguridad tienen la función de amortiguar el impacto producido por objetos que caen sobre el mismo. Es obligatorio utilizar casco de seguridad durante toda la jornada laboral, en las áreas donde haya señalización (letreros preventivos) o donde haya posibilidad de caída de objetos que se encuentren por encima del nivel de la cabeza.

El casco de seguridad es diseñado para absorber parte de la fuerza de impacto. Los cascos que hayan recibido un impacto deben ser reemplazados, aunque el daño no sea evidente al inspeccionarlos.
Los cascos de seguridad deben ser no conductores. Se pueden usar cascos fabricados en diferentes materiales sintéticos, como por ejemplo, ABS (acrilonitrilo-butadieno-estireno), policarbonato, poliéster con fibra de vidrio o polietileno de alta densidad. No se permite el uso de cascos metálicos por el riesgo eléctrico existente (peligro de descargas y quemaduras eléctricas).

El casco debe ajustar correctamente a la medida de la cabeza para que brinde la protección adecuada. El casco no debe inclinarse hacia el frente, hacia atrás o hacia los lados. Tampoco debe usarse con la visera hacia atrás.
Los cascos deben cumplir con la norma IRAM 3620 “Casco de Seguridad para uso industrial ”. Se deben usar cascos tipo 1 clase B. En la parte interior de la visera deben figurar la fecha de fabricación, la protección dieléctrica y el sello de cumplimiento con la norma IRAM 3620. En el caso de los cascos importados, los mismos deben cumplir con la norma ANSI Z89.1-1989, o equivalente.
Los cascos deben reemplazarse inmediatamente si están rotos, agujereados, pintados, golpeados, rayados, o si cambia el color respecto del original. Estas causas producen cambios en la resistencia de los cascos.
El arnés debe ser reemplazado si está dañado. Nunca debe ser modificado ni alterado.
Solamente usar agua tibia y jabón para limpiar los cascos.
El largo del cabello y de la barba deben permitir en todo momento el adecuado uso del casco, evitando que se transformen en un potencial riesgo de accidente.

Los colores de los cascos de seguridad en equipos de torre, de acuerdo a la función, deben ser:

Blanco: Supervisión general y visitas
Amarillo: Personal operativo (no supervisión)
Anaranjado: Personal de mantenimiento, transporte y depósito (no supervisión)

El personal nuevo debe tener una identificación en el casco.
Cada lugar de trabajo debe contar con una provisión mínima de tres cascos para visitas.
La supervisión es la responsable del cumplimiento de estas disposiciones.

Ver más sobre PROTECCIÓN CRANEANA.

(* campo obligatorio)